Operación Évole en 4 pasos

-En una hora empieza lo del 23F. ¿Lo verás, no?

-Tengo planes. Lo veré por Internet en cuanto pueda.

-¡No!  Tienes que verlo en directo. Créeme. Tengo info de dentro. No te puedo contar más, pero después no tendrá sentido. Hazme caso. Deja lo que estés haciendo. Va a ser la bomba.

Me asaltan con este mensaje por el móvil. Pero también lo hace la familia y los amigos. Los que siguen habitualmente Salvados y los que no. ¿Vas a ver lo del Golpe de Estado? La expectación llama a la expectación y todo el mundo parecía estar anoche pendiente de ver qué tenía que contar sobre el 23F el tío que sacó de la sombra el accidente del metro de Valencia, el tío que nos adelantó que ETA iba a cerrar el chiringuito y nos mostró la hora cero tras su cierre, el tío que nos enseña estaciones de AVE y aeropuertos abandonados, el tío que le hace preguntas incómodas a los políticos, el tío que la semana pasada se sentó ante el representante de las compañías eléctricas para meterle el dedo en el ojo. Había ganas de ver el trabajo sobre el 23F de Évole y su gente. No recuerdo tanta expectación en torno a un evento televisivo desde que Chiquilicuatre se plantó en Eurovisión para hacer su baile en cuatro pasos.

1: El Breikindance

Empieza el programa y el primer disparo no va al techo, como el de Tejero, va directo a la frente. Nos engañaron. El 23F fue un montaje, un invento, un pacto de Estado de los dirigentes del momento que tenía como objetivo reforzar a la Corona y los partidos. La idea es tan loca que parece real.

2: El Crusaíto

Pasan los minutos y uno ya no puede evitar recordar que Jordi Évole empezó siendo el Follonero. José Luis Garci dirigió la película del 23F, con Tejero como protagonista y Adolfo Suárez, Santiago Carrillo, Fraga y Felipe González como secundarios; y Gabilondo de técnico de efectos especiales, Fernando Ónega con la pértiga de sonido y Luis María Ansón de maquillador. Es todo una coña. Y así, una tras otra, el programa avanza y por fin acaba con Jordi Évole explicando que todo era una ficción.

3: El Maiquelyason

Empieza la decepción. El mejor programa de los últimos años, en el que mucha gente confía semana tras semana, el que se pelea contra los grandes, el que ayuda a entender cómo funcionan algunas de las cosas que nos afectan, por algún motivo hoy ha hecho un esfuerzo especial y nos ha pedido a todos que no faltáramos, que nos sentásemos frente a la tele para gastarnos una broma. Vale. La broma ha estado bien. Ha tenido su gracia. Pero en el momento que estamos viviendo en este país, no entiendo todo esto. A mucha gente le ha molestado. Para algunos ha tirado su credibilidad por la borda. Pensar eso me parece exagerado, pero sí creo que han cogido la pistola de Tejero y se han pegado un tiro innecesario en el pie a cambio de gastarnos una muy buena broma. Nos hemos reído, pero no hacía falta.

4: El Robocop

Lunes por la mañana. La gente habla de lo de anoche: El follonero (ya no es Jordi Évole sino el follonero) se ha quedado con todos nosotros. Mi visión empieza a cambiar. Lo de anoche no fue un programa sobre el 23F. Lo de anoche fue un programa sobre la gente que nos sentamos delante de la tele. Lo de anoche va sobre la visión que tenemos de nuestro país. Por un momento dimos como válida la posibilidad de que toda esa gente que participó en el documental se hubiera puesto de acuerdo para engañarnos. Y han sido capaces de guardar el secreto durante 30 años. Esto es España, todo puede ser. Lo de anoche va sobre cómo carajo percibimos la realidad. ¿Podemos llegar a creernos que la CIA le diera un Óscar a Garci como forma de pago a España por hacerse un golpe de estado selfie? ¿Podemos llegar a creernos cualquier cosa? Lo de anoche va sobre lo indefensos que estamos ante la información que nos llega. El programa de anoche iba sobre cómo pueden manipular, y lo hacen, los medios de comunicación que al final de la noticia nunca dicen “oye, que esta noticia ha sido manipulada”. Lo de anoche fue un experimento arriesgado, de esos que pueden salir mal. Lo de anoche fue valiente. Lo de anoche hay que aplaudirlo. Cuando pase un tiempo diremos ¿Dónde estabas tú aquel 23F en el que el follonero se quedó con todos nosotros?

Anuncios

13 pensamientos en “Operación Évole en 4 pasos

  1. No vi el programa, lo grabé para verlo hoy. Según la mamarrachada que, parece ser, es, no creo que pierda el tiempo ya en verlo.

    Dicho lo cual, me parece un descojone esa lectura de “¡eh, fíjate! el follonero ha demostrado cómo la televisión es perfectamente capaz de mentir, inventar y manipular!”. Porque si alguien, de verdad, a día de hoy, jamás se había parado a pensar sobre el asunto y necesita que un programa como el de Jordi Évole le diga que la televisión, (los medios de comunicación en general), mienten, inventan y manipulan; entonces algo me dice que no va a retener durante mucho tiempo la noticia…

    Sin embargo el problema no es ese. El problema es que en este país ha habido una Guerra Civil de lo más sangrienta, una dictadura de lo más sangrienta y una filfa de transición, pero nunca jamás, en los colegios estudiando historia, en los documentales o documentos oficiales, nunca jamás se ha tratado el asunto con rigor y tratando de ser veraces y ecuánimes. Aquí lo único que se hizo fue meter toda la mierda debajo de una alfombra y “no hay que remover heridas, capullo, deja el cadáver de tu abuela en la fosa común en la que esté”.

    Aquí lo único de lo que se ha informado al respecto es de las cuatro gilipolleces que no entran en ningún detalle y aplaudir lo bien que se hizo la transición, que sólo faltaban los hippies de Ibiza tirando margaritas en el congreso mientras Carrillo (el de Paracuellos, de eso sí que no te olvides) le daba un beso en la boca a Fraga.

    En ese marco, en un país tan cateto como el nuestro, hacer esa broma, vacile o como se le quiera llamar, con semejante tema, me parece una frivolidad propia del más alienado de los mamarrachos.¿Valentía? Valentía sería demostrar como los medios manipulan dándose una vueltecita por Venezuela y contando la verdad de allí en lugar de hacer dos chistes sobre lo tontín que es Maduro. Valentía sería mostrar una voluntad seria y militante de no permitir que torturadores franquistas continúen libres. Valientes han sido muchos otros programas del propio Jordi Évole. Lo de ayer es otra cosa, que entra más bien en el rango de mamarrachada inocente y condescendiente. Tal y como le gusta al Poder.

    • somos tan lúcidos en este país, tan conscientes de la manipulación… que seguimos igual… espero que formes parte del cambio… si no , la mayor decisión que vas a tomas hoy va a ser la de no volver a ver Jordi Évole. Enhorabuena!

      • No voy a dejar de ver a Évole por:
        a) No suelo verlo nunca. Es muy complicado dejar de hacer algo que no se hace.
        b) Cuando haga programas que me llamen la atención, lo veré tranquilamente. Y luego seguiré opinando si me parecen buenos o una puta mierda como este que nos ocupa.

        Por otro lado, amijo, si quieres defender algo te recomiendo que en lugar de tratar de ridiculizar una opinión que no te guste, intentes argumentar algo. Es un ejercicio sano que mejora la capacidad intelectual. Pruébalo. ;D

        PD: Si eres de los que ven Sálvame, MyHyV, ¿Quién Vive ahí?, Subnormales por el mundo, etc… mejor no lo pruebes, no te vayas a hacer daño.

      • Me lo criei, pero nunca paso por mi mente , que personas que admiraba como Fernando Onega estuviese cooperando en esta mamarrachada, cada dia confio menos en nuestros periodista, y en nuestros politicos

    • Hola, Egnos!
      Estoy de acuerdo contigo en muchas cosas. Pero no podemos exigirle a un solo periodista que denuncie absolutamente todo lo injusto y lo manipulado. No daría abasto el pobre. Respecto a lo otro, hoy estamos hablando de eso. Al programa de ayer se le pueden hacer muchas lecturas. Sólo por eso ya vale la pena que se haya hecho. Un saludo!

      • No es mi intención cargar contra el trabajo de Jordi Évole que, (sin ser seguidor suyo), por lo que veo/oigo me parece una labor bastante positiva en términos generales, por más que pudiera ser una labor (bastante) mejorable.

        La cuestión de fondo a la que pretendo llegar, (y contesto así también en cierta forma a dpeon), es a que creo que el éxito del programa de ayer de Jordi viene, en mucha parte, precisamente por la desinformación a la que está sometida nuestra sociedad española en todo lo referente a la guerra civil, dictadura y transición, transición de la que el 23F forma una parte muy importante del imaginario español. En ese contexto, yo puse a grabar el DvD (me imagino que) al igual que muchas personas que se sentaron a verlo, con la equivocada idea de que se iba a arrojar algo más de luz sobre el asunto, precisamente por ese desconocimiento práctico que tenemos en general los españoles acerca de nuestro sangriento pasado reciente.

        Aprovechándose de esa expectación, que en realidad tiene unas causas bastante sórdidas, se hace un programa de televisión que por un lado consigue muchísima audiencia y por otro el marketing indirecto de ser tema de conversación los días subsiguientes, (y resalto ambas porque no creo que sea una casualidad, vivimos en una sociedad lo suficientemente preocupada y dependiente del dinero como para pensar que estas cosas se hacen sin tener el asunto económico en mente), se hace un programa de televisión, digo, totalmente vacío a fin de cuentas. Y es que hay muchas formas de mostrarle a la gente que la información se manipula constantemente (que, insisto, si alguien que haya vivido la época cé, cé, o, o o similares no sabe todavía que eso pasa, no creo que esté muy por la labor de abrir los ojos a estas alturas; aunque si el programa de Évole lo ha conseguido aunque sea sólo con una persona, pues mira, algo bueno ha salido del mismo pese a ser basura), que podrían haber pasado por labores de investigación serias e incisivas (en la línea de Jordi) sobre el asunto.

        Sin embargo, no dejo de tener la sensación de que ha sido sencillamente una mamarrachada sensacionalista para hacer audicencia y que se hable mucho de ella un par de días después… y poco más. Soy capaz de hacer esas otras lecturas que dices, pero a mí me pesa demasiado esa cuestión de fondo que digo como para poder juzgarlo con otros ojos.

        Un saludo, crack!

  2. Pues a mí me parece que tienes mucha razón en la mayoría de cosas que dicen es este articulo. Felicidades, es un gran resumen de lo que pasó ayer.

  3. Los 2 éxitos del programa de Évole ayer:

    1.- Los españoles tragan con todo lo que le cuenten SUS medios. Esa es un arma de destrucción masiva que multiplica los efectos del ‘sesgo de confirmación’: escuchamos los programas y leemos la prensa que nos cuente lo que queremos escuchar. Ayer Évole dio una lección al pensamiento acrítico.

    2.- El objetivo de los ‘falsos documentales’ es mostrar, mediante la reducción al absurdo, hasta que punto no crees la versión oficial de unos hechos. Si ayer media España creyo (a) que el 23-F lo montaron todos, HASTA CARRILLO!! (b) que lo rodó Garci!! (c) que el Oscar era el premio de los americanos… por salvar la democracia española?? (d) que Gabilondo, Ónega, etc y todos los directamente implicados (González, Carrillo, Suárez, Fraga…) no dijeron ni mu en 35 años… pregunto: que credibilidad tiene la versión oficial del 23-F para los españoles? Esa es la crítica más mordaz de Évole ayer.

    Si crees que sólo fue ‘una broma’ es que no entendiste ni la mitad

  4. …Hay que tener en cuenta que La Sexta y La Rázon son la misma cosa, dado que tienen el mismo presidente. Son las dos caras del Régimen: una la cara progre, y la otra la cara conservadora; ambas forman el bloque del régimen, son lo mismo. El programa del pacotilla de Évole lo demuestra: desmiente la versión opuesta a la oficial tachandola de conspiranoia ¿Quién dio el golpe de estado? El rey. La versión oficial, en la que el rey engaña a todos los golpistas y en el momento clave desmonta el golpe de estado, es tan rídicula que se deja en evidencia ¿Una persona que no puede memorizar un discurso ni mucho menos escribirlo como va ser, como lo pintan, un “James Bond”, que el
    solito salva la democracia? Es rídiculo, es para atrasados..

  5. Pues mi mujer y yo nos lo pasamos pipa. Lo de la OTAN fue descacharrante. En serio, nos divertimos un montón, aparte de alucinar con la capacidad de Évole (que para los políticos tiene que sonar como el Ébola) para liar a gente muy seria y ponerla a decir paridas delante de la cámara. Eso no lo logra cualqueira, ¿hein?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s