Butch Cassidy y Sundance Kid contra la Historia

doshombresyundestino

La otra noche, mientras Butch Cassidy (Paul Newman) y Sundance Kid (Robert Redford) cabalgaban las montañas en la pantalla de mi ordenador, huyendo de los mercenarios a sueldo del propietario de la compañía de ferrocarriles, me preguntaba por qué no habría visto antes esa maravilla de película.

Es algo que me pasa a menudo. Cada vez que me siento ante una de esas pelis consideradas obras maestras, me pasa lo mismo. Lleva grabada un montón de años, idiota, ¿por qué no le habías dedicado tiempo antes?

Tengo tendencia al escepticismo. Al exceso de escepticismo. No porque una película, un libro, un disco… sean considerados obras de arte, doy por hecho que a mí me lo parecerán. Al contrario, justo por ser considerados tal cosa, casi siempre los pongo en cuarentena. Y siempre me equivoco.

Una vez entrevisté al antropólogo Manuel Delgado (U.B.). En un momento de la conversación empezamos a hablar sobre acontecimientos de la Historia alrededor de los cuales había girado cierta polémica. Normalmente hay que desconfiar del relato oficial. Y si política y prensa coinciden en el relato, hay que dar por hecho que no fue así como pasó: ahí se esconde una mentira, opinaba Delgado.

Uno debe acercarse con mucho cuidado a la versión oficial de la Historia, sus acontecimientos, sus héroes y protagonistas. Pero pasa algo en el Arte que no pasa en otros ámbitos. En el Arte puedes, por lo general, agarrar la mano de su versión oficial. En el Arte no saben moverse bien los dueños de todo, los mercaderes de siempre. El Arte es un reducto. El Arte es la Marinaleda de la Historia.

Resulta que, probablemente, El Padrino, Ciudadano Kane o 12 Hombres Sin Piedad, consideradas algunas de las mejores películas de todos los tiempos, lo sean. Es muy probable que autores como García Márquez, Tolstoi o Cervantes, oficialmente algunos de los más grandes juntando letras, en efecto, hayan escrito algunas de las mejores obras. Y no es de extrañar que Da Vinci, Goya o Van Gogh, hayan pasado a la Historia poniéndose delante de un lienzo, porque seguramente lo merezcan.

El Arte funciona de una manera distinta. En el Arte transciende el talento y el cariño por el oficio. Resulta que en el Arte, considerada la gran mentirosa, al final manda la verdad. Cuando, dentro de unos años, el tiempo ponga en su lugar a dos personas de éxito de hoy día, como Obama y Justin Bieber, no sabemos dónde colocará la Historia a Obama, pero sí sabemos dónde pondrá el Arte a Justin Bieber.

La guerra del relato de la Historia y sus protagonistas la tenemos perdida, pero mientras la perdemos, siempre podremos cabalgar montados en el Arte, huyendo como buenamente podamos del dueño de los ferrocarriles y sus mercenarios a sueldo, y así, ir ganando la batalla a nuestra manera.

Anuncios

3 pensamientos en “Butch Cassidy y Sundance Kid contra la Historia

  1. También es verdad que no hay mejor manera de enfrentarse a esas obras maestras que con ese poco de escepticismo, y dejar que te pasen por encima, precisamente porque no lo estabas esperando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s